18 de abril de 2011 / 18:09 / en 6 años

ANALISIS-Reducción panorama EEUU, otra piedra en zapato A.Latina

* Revisión S&P ahuyentaría inversores de activos en dólares

* Inversionistas buscarían refugio en mercados emergentes

* Monedas locales se seguirían fortaleciendo en A.Latina

Por Pablo Garibian

MEXICO DF, abr 18 (Reuters) - El recorte de Standard & Poor's en el panorama de la deuda de Estados Unidos se podría convertir en otro golpe a los intentos de América Latina por contener los problemas que generan los capitales que inundan la región.

Los banqueros centrales latinoamericanos se desayunaron el lunes con la noticia, mientras luchan desde hace meses por contener la preocupante apreciación de las monedas y el efecto inflacionario que trae el "dinero caliente" de países con tasas de interés bajas en busca de mayores rendimientos.

Con el argumento de que Estados Unidos posee un déficit presupuestario elevado frente a otros naciones que tienen la misma nota crediticia, S&P recortó el lunes a "negativo" desde "estable" el panorama de su nota de deuda estadounidense.

Después del anuncio, los precios de los bonos de Estados Unidos cayeron y sus rendimientos subieron. Aunque no haya un recorte inmediato en la calificación, eso alcanza para ahuyentar a inversores de activos en dólares, según analistas.

Y malas noticias para Latinoamérica, que en el mediano plazo recibiría aún más flujos de dinero en inversiones de cartera.

"Hay retracción de confianza en el lado de Estados Unidos; si eso significa salida de la bolsa de valores de alguna manera más visible, eso tiene que reciclarse en otro lado", dijo Enrique Alvarez, economista jefe de mercados emergentes de IDEAGlobal en Nueva York.

"Es evidente adonde eso iría: el lugar favorito de refugio van a ser emergentes", agregó.

Los países latinoamericanos, que viven un auge económico por los altos precios de las materias primas que exportan, consolidaron finanzas públicas y navegaron por la crisis casi indemnes, son ahora candidatos fuertes a recibir ese dinero.

Sobre todo cuando los especialistas no esperan un ajuste rápido en las tasas de interés de Estados Unidos que haga cambiar el diferencial favorable hacia una región que ofrece rendimientos tan altos como del 11,75 por ciento en Brasil.

Después de que pase la oleada inicial de miedo al riesgo, que hacía desplomar el lunes a las bolsas y monedas de Estados Unidos y Latinoamérica, las posiciones en mercados emergentes se reacomodarían mientras Europa y el propio Estados Unidos luchan por poner sus economías de pie.

"Una menor percepción de Estados Unidos como refugio seguro para capitales implica un debilitamiento del dólar en el mediano plazo y monedas emergentes más fuertes", dijo Alejandro Puente, economista jefe de BBVA Chile.

"Podríamos tener mayores flujos hacia Chile, particularmente en renta fija", agregó.

Aunque después de las reducciones en las calificaciones de países europeo los mercados esperaban tarde o temprano una noticia como la de S&P sobre Estados Unidos con su creciente deuda, la situación no dejó de sorprender a los especialistas.

MEDIDAS INSUFICIENTES

Desde México hasta Brasil, la mayoría de los países de la región vienen subiendo las tasas de interés, acumulando reservas, comprando divisas, tomando medidas macroprudenciales e incluso poniendo controles de capital para tratar de moderar los flujos y no perder competitividad en su sector exportador.

Pero las monedas latinoamericanas siguen trepando ante la liquidez que hay en el mundo y la noticia del lunes no ayuda.

Incluso el Fondo Monetario Internacional (FMI) dijo el lunes que las políticas anunciadas por los países emergentes para enfrentar los flujos de capital son "insuficientes".

"Si se baja la perspectiva a largo plazo, no va variar mucho la expectativa porque Estados Unidos está saliendo de la crisis (...), mientras que las economías de países emergentes están fuertes lo cual hará que las monedas se aprecien", dijo José Rázuri, analista de la consultora Maximixe en Lima.

Por lo menos hasta junio, cuando termine el programa de la Reserva Federal de compra de bonos del Tesoro estadounidense por 600.000 millones de dólares para estimular la economía de ese país con tasas bajas, los inversionistas seguirán ávidos de retornos.

"Los mercados tienen propensión a seguir operando bajo expectativas de amplitud de liquidez por lo menos hasta finales de junio y eso tiende (...) a que el inversionista busque rendimientos cada vez que los mercados caen, eso favorece efectivamente a Latinoamérica", dijo Alvarez de IDEAGlobal.

Incluso países como México, cuya economía es la más ligada a Estados Unidos porque exporta a su vecino un 80 por ciento de sus mercaderías y su recuperación ha sido más lenta que en otros países de la región, las inversiones extranjeras en cartera se encuentran en niveles máximos en al menos 15 años.

De todos modos, algunos creen que los mercados emergentes aún están lejos de ser el refugio ideal para los inversionistas y no están maduros como para representar una opción frente a los bonos del Tesoro estadounidenses.

"La situación es sin precedentes, pero creo que no estamos todavía en una situación donde los mercados emergentes puedan sustituir al Tesoro americano como reserva", dijo Eduardo Levy, profesor de economía de la prestigiosa Universidad Torcuato Di Tella en Argentina.

Con reporte de Moisés Avila en Santiago, Magdalena Morales en Buenos Aires y Ursula Scollo en Lima

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below