22 de enero de 2016 / 20:29 / en 2 años

Sentido Común-En México, desplome del peso no asusta a analistas, esperan regreso

22 ene (Sentido Común) - Las primeras dos semanas del año han sido un dolor de cabeza para prácticamente todas las divisas del mundo.

El peso mexicano no ha sido la excepción.

El tipo de cambio ha registrado una caída superior a 9% en lo que va de 2016 y se ubica ya en niveles superiores a los 18 pesos por dólar, principalmente por el desplome de los precios del petróleo que podrían impactar las finanzas gubernamentales y por los temores de que China se desacelere más de lo esperado durante su cambio a un modelo económico más concentrado en el mercado interno y que eso golpe a su vez el crecimiento económico mundial.

El nerviosismo hace así ya pensable, para algunos, que la moneda mexicana pueda llegar a 19 pesos por dólar.

Sin embargo, los especialistas piden calma.

Para ellos, a pesar de la rápida caída que ha registrado el peso frente al dólar en las últimas semanas, no tiene aún por que cundir el pánico.

"Es exagerado", dijo Jordi Juvera, analista de la firma de análisis financiero y económico, Signum Research, en referencia a los pronósticos de algunos de que la moneda mexicana terminará este año por arriba de los 18 pesos por dólar. Bajo "ningún escenario veo el peso ahí, si acaso en 17.50".

De hecho, a pesar de la turbulencia que viven los mercados financieros en México y el mundo, varios analistas mantienen expectativas positivas sobre el panorama futuro de la economía mexicana y, por ende, sobre la evolución de sus variables financieras y del peso.

La última encuesta que levanta cada 15 días Banco Nacional de México (Banamex), con especialistas de varios bancos y casas de bolsa nacionales y extranjeros, sugiere que a pesar de la recién caída de la moneda mexicana y de los temores a que llegue a cotizar en 19 pesos por dólar, el tipo de cambio repuntará para terminar el año en un mejor nivel que su cotización actual, cercana a 18.7 pesos por dólar.

La estimación promedio para el cierre de este año se ubicó, de acuerdo a la encuesta de Banamex, publicada el miércoles, en 17.5 pesos por dólar, o un peso menos que los niveles recientes de la moneda mexicana.

Aunque ese pronóstico representa una devaluación contra la estimación previa de 17.10 pesos por dólar, los especialistas negaron validar los niveles actuales del peso contra el dólar para el cierre el año.

Los argumentos que utilizan los analistas para respaldar sus estimados es que los factores de presión que hoy han provocado la depreciación del peso contra el dólar comenzarán a estabilizarse a partir de la segunda mitad de 2016.

Por ejemplo, Rafael Camarena, economista de Banco Santander (México), el tercer banco más grande de México, piensa que el comportamiento de la moneda nacional está contaminado por factores ajenos a la evolución de la economía nacional.

Para él, lo que hoy acontece en el mercado cambiario mexicano es un coctel de volatilidad, generado por la desaceleración china y la caída de los precios del petróleo, por lo que dijo que a medida que ambos factores comiencen a estabilizarse, también lo hará el peso.

Por esta razón, Banco Santander México pronostica que el tipo de cambio cerrará este año, para alivio de muchos, en caso de que ese pronóstico sea acertado, en 16.80 pesos por dólar.

Esta visión la comparte Joan Enric Domene, analista de Invex, quien coincide en esperar un segundo semestre más tranquilo que permitirá tranquilizar al mercado cambiario.

Habiendo "una estabilización en los precios del petróleo, debería haber cierta apreciación del peso", dijo Domene en una entrevista telefónica.

Las autoridades financieras de México también piensan que el problema del peso proviene del exterior y escapa al ámbito local, por lo que una vez que esas condiciones externas mejoren, también lo hará el peso.

El secretario de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray Caso, en el marco del Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, dijo que hay una sobrerreacción de los mercados respecto a la moneda nacional y, por ende, el peso está subvaluado.

Un elemento que confirma que el problema del peso no es local sino global es que cuando se compara con lo que ha ocurrido con otras divisas, no sólo se confirma que el problema es global, sino que incluso la moneda mexicana, gracias a las condiciones económicas que prevalecen en el país, no sale tan mal librada.

En lo que va de 2016, el peso acumula una pérdida contra el dólar de 9.2%, mientras que el rublo ruso se ha depreciado 14.25% contra el dólar este año.

Claro que contra otras monedas latinoamericanas, la caída del peso es mayor.

Por ejemplo, el real brasileño ha perdido 5.02% contra el dólar este año y el peso colombiano 4.58%. Pero esa menor caída bien puede atribuirse al hecho de que el peso es una de las monedas que más se intercambian a nivel nacional, por la libre flotación que existe en el país y la apertura de sus mercados financieros.

En ocasiones, muchos inversionistas que quieren reducir su exposición a Latinoamérica venden antes los activos denominados en pesos que los activos denominados en otras monedas latinoamericanas por la facilidad que tienen para hacerlo en el país, comparado con las dificultades que enfrentan en otros países y otros mercados latinoamericanos.

Eso hace que el peso esté sujeto a resentir más los choques externos que otras monedas de la región.

"Lo que hemos visto en los últimos días es el pico de la volatilidad y no se trata de un cambio en la tendencia de la moneda", dijo Georgina Muñiz, analistas de mercados para Intercam, en una entrevista telefónica.

Muñiz, sin embargo, si ve con cierta preocupación que la cotización del peso permanezca por arriba de las 18 unidades, ya que desde su perspectiva eso complicará que regrese a niveles cercanos a 17 pesos por dólar para finales de año.

A su vez, hay otros economistas que son menos optimistas. Esta semana, por ejemplo, los especialistas de Banamex y Valores Mexicanos (Valmex), una casa de bolsa, modificaron sus pronósticos del cierre del tipo de cambio para este año a niveles cercanos a los 18 pesos.

El cambio más significativo en esa dirección lo hizo, de hecho, Banamex, que ajustó su estimado de cierre para 2016 de 16.90 a 18 pesos por dólar.

Valmex, por su parte, estima que el tipo de cambio cotice en 17.95 pesos para finales de 2016, luego que hace una quincena su pronóstico de cierre de año era de 17.

Otros dijeron que prefieren esperar a que pase el vendaval para tener una visión más clara de que pasará con el mercado cambiario y dónde se ubicará el peso cuando termine este año.

Marco Oviedo, economista en jefe de Barclays México, la filial mexicana del banco británico, piensa que una vez que pase la turbulencia actual "será un momento adecuado para finalmente tener una visión sobre qué condiciones prevalecerán en la segunda mitad del año y definir en cuánto va a cerrar el tipo de cambio".

Redacción Sentido Común

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below