Española FCC dice su mayor accionista conversa con mexicano Slim tras romper con Soros

lunes 24 de noviembre de 2014 10:48 CST
 

MADRID, 24 nov (Reuters) - El accionista de control de la constructora española FCC está en conversaciones para vender al magnate mexicano Carlos Slim sus derechos para suscribir acciones en una planeada ampliación de capital de 1.000 millones de euros (1.240 millones de dólares).

La venta de los derechos daría a Slim la posibilidad de tener una participación de cerca del 25 por ciento en la empresa española, diluyendo la participación de la familia que la fundó.

Esther Koplowitz, cuyo padre fundó FCC y actualmente tiene una participación del 50,1 por ciento, había estado en conversaciones para vender los derechos al financista George Soros, pero la empresa española reveló el lunes que se rompieron las negociaciones.

FCC dijo en un comunicado a la bolsa de valores que B-1998, el vehículo de inversión de Koplowitz, no logró acuerdo con George Soros y que inició negociaciones exclusivas con Control Empresarial de Capitales SA de CV, perteneciente a Inmobiliaria Carso SA de CV de la familia Slim, para la venta de los derechos de suscripción que le corresponden en la futura ampliación de capital de la empresa española.

Los accionistas de FCC aprobaron el viernes la emisión de los derechos destinada a recaudar fondos para ayudar a FCC a reducir su pesada deuda financiera que asciende a 6.400 millones de euros, con intereses en algunos tramos de más del 13 por ciento.

Con una patrimonio negativo de 485,7 millones de euros a finales de septiembre, es vital para FCC la ampliación de capital, cuyos términos serán fijados en una reunión del consejo de administración de la empresa y luego de que Koplowitz logre un acuerdo.

"Los términos no se van a fijar en tanto en cuanto no haya un acuerdo para asegurar la mitad de la ampliación correspondiente a la participación de Koplowitz, no es lo mismo colocar 1.000 millones de euros en el mercado que tener 500 millones ya asegurados", explicó una fuente próxima al proceso.

El permiso de ampliación de la junta tiene una validez de un año, pero en el entorno de la constructora confían en que la operación pueda ejecutarse próximamente, idealmente antes de que finalice el año, para facilitar su difícil situación de balance.

Las acciones de la constructora cayeron un 4 por ciento por la noticia, que sorprendió al mercado porque una fuente próxima a la empresaria había dicho la semana pasada que el acuerdo con Soros estaba cerrado.

"Transmitieron que el acuerdo para la ampliación estaba cerrado, además, los acuerdos de refinanciación ahora no aplican, ahora volvemos a un escenario de riesgo muy diferente al que explicaron la semana pasada", dijo un analista.

La no ejecución de la ampliación aplaza también el acuerdo de refinanciación que FCC había alcanzado con los bancos, incluyendo un sustancial recorte en los intereses y una quita de 135 millones de euros. (Información de Carlos Ruano y Robert Hetz, editado por Tomás Cobos en Madrid y Silene Ramírez en Santiago de Chile)