Resultados corporativos arrastran a las acciones europeas

martes 4 de febrero de 2014 12:48 CST
 

Por Tricia Wright

LONDRES, 4 feb (Reuters) - Las acciones europeas cerraron en baja el martes, extendiendo las profundas caídas recientes y golpeadas por decepcionantes resultados corporativos de empresas como el fabricante de procesadores ARM y la firma de telecomunicaciones KPN.

Las acciones de ARM cayeron un 5,9 por ciento después de que la empresa informó que sus ingresos por regalías estuvieron por debajo de las expectativas. Pero esto fue contrarrestado por un aumento de las ventas de nuevas licencias, lo que arrojó números mayormente en línea con las estimaciones.

En el caso de KPN, los títulos cayeron un 4,75 por ciento después de que la empresa reportara una ganancia menor a la esperada tras una caída de los ingresos.

Del 18 por ciento de las compañías del DJ STOXX Europe 600 que ha reportado resultados hasta ahora, un 45 por ciento ha incumplido las expectativas y el sector telecomunicaciones está entre los que aportaron las mayores sorpresas negativas, según muestran datos de Thomson Reuters.

El sector bancario fue contra el retroceso general del mercado luego de que UBS anunció utilidades y dividendos mayores a los esperados, lo que provocó un alza del 5,4 por ciento en sus acciones.

El índice paneuropeo FTSEurofirst 300 cerró con un descenso del 0,17 por ciento a 1.270,74 puntos, lejos de un mínimo de la sesión de 1.263,36 aunque todavía está alrededor de un 6 por ciento abajo del máximo tocado en enero.

Los inversores han estado nerviosos por señales de un menor crecimiento económico en China y por los recortes al programa de estímulo de la Reserva Federal estadounidense, preocupación que se ha trasladado desde los mercados emergentes a los mayores mercados bursátiles mundiales.

Pero en una señal de que la calma está volviendo entre los inversores, el índice de volatilidad retrocedió desde un máximo de cierre de siete meses pese a subir ligeramente en la apertura.

Varios analistas destacaron que la caída en los mercados emergentes está dirigiendo los flujos de dinero hacia las plazas europeas, donde algunas de las principales economías de la región se están recuperando lentamente de los efectos de una larga crisis de deuda soberana en la zona euro. (Reporte adicional de Alistair Smout y Blaise Robinson; editado por Hernán García)