4 de septiembre de 2013 / 22:06 / hace 4 años

Disputa por Siria amenaza con opacar negociaciones de G20 sobre economía

4 MIN. DE LECTURA

Por Timothy Heritage

SAN PETERSBURGO, Rusia, 4 sep (Reuters) - Una posible contienda sobre Siria entre el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y su par ruso, Vladimir Putin, podría opacar la reunión que tendrán algunos líderes mundiales el jueves para discutir cómo revivir la economía global.

Putin será anfitrión de una cumbre en un palacio zarista en las afueras de San Petersburgo, donde el G-20, que reúne a las principales economías industrializadas y en vías de desarrollo, tratará de forjar un frente unido para lidiar con temas de crecimiento, comercio, transparencia bancaria y evasión de impuestos.

El grupo, que representa a dos tercios de la población mundial y el 90 por ciento de su producción, está dividido por asuntos como la agitación en los mercados emergentes y la decisión de la Reserva Federal de Estados Unidos de reducir su programa de estímulo monetario.

Sin embargo, ninguna división es mayor que la que existe entre Obama y Putin respecto a la intervención militar en Siria, y ambos presidentes subieron de tono el miércoles.

Obama utilizó una visita a Suecia para defender su posición sobre una respuesta militar al "barbarismo" que significó el presunto ataque con armas químicas ocurrido el 21 de agosto, por el cual Washington culpa a las fuerzas sirias leales al presidente Bashar al-Assad.

Obama, quien busca la aprobación de ataques militares en el Congreso estadounidense, dijo: "Mi credibilidad no está en juego. La credibilidad de la comunidad internacional está en juego".

"Y la credibilidad de Estados Unidos y el Congreso está en juego, porque (de otro modo) solo nos quedamos en las palabras sobre la noción de que estas normas internacionales son importantes", agregó.

Por su parte, Putin dijo que cualquier aprobación del Congreso sin una resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas implicaría un acto de agresión y acusó al secretario de Estado del Estados Unidos, John Kerry de mentir al desestimar el rol del grupo al Qaeda con las fuerzas rebeldes.

"Los argumentos de nuestros oponentes son muy débiles. Para ser honesto, son inexistentes", sostuvo Putin en Moscú.

Los comentarios de Putin atenuaron las perspectivas de un acuerdo que habían surgido cuando dijo en una entrevista que no descartaría el apoyo a una intervención militar, siempre que fuese aprobada por la ONU y hubiese pruebas de que las fuerzas de Assad habían recurrido al uso de armas químicas.

Ministros de Relaciones Exteriores de estados clave del G-20 -que incluye a cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU- discutirán la situación de Siria en la reunión, aunque el tema no está formalmente en la agenda.

El G-20 no cuenta con los poderes del Consejo de Seguridad, pero a Putin le gustaría tener consenso para impedir acciones militares en lo que sería un triunfo diplomático significativo -pero poco probable- para Rusia, el principal proveedor de armas y aliado internacional de Siria. (Reporte de Gernot Heller, Luke Baker, Tetsushi Kajimoto, Lidia Kelly, Steve Gutterman, Katya Golubkova, Alessandra Prentice y Denis Dyomkin; escrito por Timothy Heritage. Traducido al español por Damián Pérez)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below