3 de julio de 2013 / 16:54 / hace 4 años

SONDEO-Real brasileño se mantendría débil durante un año

5 MIN. DE LECTURA

* Real brasileño cerraría 2013 cerca de mínimos de 4 años

* Peso mexicano revertiría parte de pérdidas reciente (Agrega citas, contexto,)

Por Silvio Cascione

SAO PAULO, 3 jul (Reuters) - La depreciación de la moneda de Brasil no se revertirá en el corto plazo y existe el riesgo de que se agrave a medida que Estados Unidos retire sus estímulos económicos, reveló un sondeo de Reuters.

Economistas de todo el mundo, sorprendidos con la guardia baja por el derrumbe del real de casi un 12 por ciento desde comienzos de mayo, revisaron drásticamente sus pronósticos por segundo mes consecutivo y ahora estiman que la moneda se mantendrá cerca de mínimos de cuatro años durante un año.

El debilitamiento del real es una señal más de la caída en desgracia de Brasil tras más de dos años de un crecimiento económico decepcionante. El Banco Central intervino varias veces, vendiendo más de 15.000 millones de dólares en derivados, pero hasta ahora sólo ha logrado limitar las pérdidas sin poder revertir las expectativas.

La mediana de las previsiones de 30 analistas prevé un real a 2,225 unidades por dólar en 12 meses, un nivel más débil que la estimación de 2,10 reales por dólar que había arrojado el sondeo de junio. La nueva estimación está cerca de los 2,2494 reales del cierre del martes.

"Por años, los botes de los mercados emergentes han estado subiendo con la marea de precios altos para las materias primas, con el auge de la economía china, y posteriormente con la abundancia de la liquidez global de los bancos centrales de economías avanzadas", escribió Marcelo Carvalho, jefe de investigación de América Latina de BNP Paribas.

Carvalho prevé una baja en el tipo de cambio a 2,45 reales por dólar para fin de año.

"Ahora, lo que vemos es una tormenta perfecta que se está formando en un horizonte no tan lejano para los mercados emergentes, con el hundimiento de los precios de las materias primas, la desaceleración en China, y la reducción (de los estímulos) de la Fed".

Los pronósticos también apuntaron a un peso mexicano más débil, pero con una recuperación tras pérdidas recientes por expectativas de que el Congreso apruebe reformas amigables con los mercados.

La mediana de las previsiones de 19 analistas apuntó a una tasa de cambio de 12,39 pesos por dólar en un año, que se compara con la expectativa de 12,25 pesos por dólar del sondeo del mes pasado.

Sin embargo, el nuevo pronóstico supone una apreciación del peso de un 5 por ciento frente al cierre del martes a 13,06 pesos por dólar.

Mientras los inversores en Brasil han ido perdiendo la confianza en una recuperación sostenida, el gobierno de Dilma Rousseff intenta lidiar con las mayores protestas callejeras en décadas.

Los pronósticos de un camino fácil para la reelección de Rousseff el año próximo se desvanecieron rápidamente. Los índices de aprobación de la mandataria muestran la caída más pronunciada en más de 20 años desde niveles cercanos a máximos récord.

El escenario deja a Brasil aun más vulnerable al retiro gradual de los estímulos económicos en Estados Unidos, que durante años ha impulsado el apetito por las monedas de economías emergente.

"Tanto el mercado laboral como el de la vivienda (en Estados Unidos) están mostrando que están en un camino sostenido a la recuperación", dijo Mario Mesquita, socio del banco de inversión Brasil Plural y director de política económica del Banco Central de Brasil hasta el 2010.

"Finalmente, el endurecimiento de la política monetaria podría darse antes de lo que se anticipaba", agregó Mesquita.

La Reserva Federal estadounidense empezaría a reducir sus compras mensuales de activos en septiembre o en el cuarto trimestre, según opina la mayoría de los estrategas cambiarios, economistas e investigadores en renta fija consultados por Reuters en las últimas semanas.

El banco central brasileño ha reconocido los riesgos de un "incremento en la volatilidad" en los mercados de monedas, pero sigue manteniendo un pronóstico más optimista para el real al cierre de 2013, a 2,10 por dólar, un 5 por ciento más fuerte que los 2,20 reales promedio estimados en el sondeo.

Si el escenario del mercado supera las estimaciones oficiales, el banco central, liderado por Alexandre Tombini, podría tener que subir las tasas de interés más que lo que se calcula actualmente.

"Nuestras estimaciones de inflación para el año próximo ya han empeorado. Debería mantenerse cercana al techo de 6,5 por ciento del rango oficial, bordeando un 6,2, un 6,3 por ciento", dijo Camila Monteiro, economista de BNY Mellon ARX, en Río de Janeiro.

La economía brasileña creció apenas un 0,6 por ciento en el primer trimestre, frustrando las expectativas de un repunte más sólido tras las numerosas medidas de estímulo ofrecidas por el Gobierno y el Banco Central.

Se espera que la mayor economía de América Latina se expanda un 2,4 por ciento este año, según una consulta semanal.

El sondeo fue realizado entre el lunes y el martes. (Reporte adicional de Noe Torres y Sarmista Sen; editado por Hernán García)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below