27 de febrero de 2012 / 0:22 / en 5 años

REENVÍO-RESUMEN 2-G-20 quiere ver el dinero europeo antes de aportar a FMI

7 MIN. DE LECTURA

(Reenvía para aclarar fecha de votación Parlamento alemán en párrafo 25)

* Crece presión sobre Alemania para que apoye engrosar fondos de rescate actuales

* Alemania responde con señales contradictorias

* Recuperación economía mundial aún es lenta, riesgos permanecen altos: G-20

Por Lesley Wroughton y Gernot Heller

MEXICO DF, 26 feb (Reuters) - Las mayores economías del planeta advirtieron a Europa que debe desembolsar más dinero para limitar el contagio de su crisis de deuda si quiere recibir ayuda del resto del mundo, multiplicando la presión sobre Alemania para que acepte engrosar los fondos de rescate de la zona euro.

La respuesta de las naciones europeas que integran el G-20 fue que el mes próximo revisarán la fortaleza de sus mecanismo de asistencia financiera de emergencia, lo que podría despejar el camino para que el resto de los miembros del grupo hagan aportes extra al Fondo Monetario Internacional.

"Esto será esencial para nuestro actual análisis sobre si movilizar recursos al FMI", dijo el G-20 en el comunicado final de la reunión ministerial que se desarrolló el fin de semana en Ciudad de México.

Alemania, al ser la mayor economía del bloque europeo, quedó así bajo extrema presión para dar su apoyo a la unión de dos mecanismos de salvamento financiero, lo que crearía una potente muralla para calmar el temor de los mercados a un descalabro financiero completo en la región.

Pero al enfrentar obstáculos políticos locales, el Gobierno de ese país ha dado señales contradictorias sobre su posición.

El ministro de Finanzas británico, George Osborne, dejó bien en claro que el G-20 necesita ver un compromiso más nítido entre las autoridades de la zona euro.

"Tenemos que ver primero el dinero de la zona euro, y francamente eso no ha ocurrido. Mientras tanto no habrá dinero extra para el FMI de parte de Gran Bretaña y probablemente de ningún otro país", dijo.

El G-20 tiene como objetivo seguir trabajando para poder juntar antes de su próxima reunión de abril un fondo global de casi 2 billones de dólares, incluyendo dinero nuevo y fondos ya existentes.

La esperanza es que esa gigantesca montaña de dinero detenga la crisis de deuda soberana europea y evite un daño a la aún débil economía mundial, que aún intenta sobreponerse de la recesión estadounidense del 2008-2009.

Si logran juntar esos fondos, sería la más audaz campaña de liquidez internacional desde que tres años atrás inyectaron 1 billón de dólares para combatir la recesión. Aún hoy muchas economías desarrolladas siguen inundando los mercados con dinero barato para impulsar el crecimiento e impedir un contagio.

El ministro de Finanzas de Alemania, Wolfgang Schaeuble, aseguró que los líderes europeos definirán en marzo si elevan sus fondos de rescate.

La propuesta es unir el vehículo permanente de ayuda financiera a países con el esquema temporal, lo que crearía un muro de 1 billón de dólares.

Eso además dejaría la puerta abierta para que el G-20 satisfaga la demanda del FMI de entre 500.000 millones y 600.000 millones de dólares, que se sumarían a los 385.000 millones que tiene actualmente.

Todo ese dinero junto implica una barrera de 1,95 billones de dólares que los líderes mundiales creen sería suficiente para dar el mensaje a los mercados de que la crisis será limitada.

Pese a que mantuvieron la presión sobre Europa para que actúe sobre sus mecanismos, algunos ministros del G-20 aplaudieron los esfuerzos realizados hasta el momento.

El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Timothy Geithner, aplaudió los esfuerzos de los nuevos gobiernos de Italia y España para poner a andar las reformas económicas necesarias para devolver la confianza a los mercados.

Alemania Aislada

Alemania ha enviado señales contradictorias acerca de si finalmente aceptará aumentar los fondos de rescate europeos.

El país ha argumentado que las nuevas reglas fiscales que ya ha adoptado Europa, que exigen a los países muy endeudados reducir sus déficits presupuestarios, son mucho más importantes para restablecer la confianza de los mercados y revivir el crecimiento económico.

Pero a puertas cerradas en Ciudad de México, Schaeuble pareció más conciliador.

Margrethe Vestager, ministra de economía de Dinamarca -país que es el actual presidente de la UE- dijo el sábado que "incluso Alemania" estaba razonablemente feliz con la idea de fortalecer los fondos de rescate.

Pero luego el país luchó en vano para usar un lenguaje más moderado en el comunicado, buscando que dijera que la revisión del escudo financiero de la región era "importante" para la decisión sobre el fortalecimiento del FMI, no "esencial" como finalmente fue acordado por el G-20.

Y desde Berlín, un funcionario cercano a la canciller Angela Merkel insistió el domingo en que ya hay suficiente dinero comprometido en el fondo de rescate de la zona euro.

Estados Unidos y algunos países emergentes tuvieron problemas para entender la posición de Alemania, dijo otro funcionario del G-20.

"Encuentran difícil entender la obsesión de los alemanes con la disciplina fiscal, así que los alemanes estaban un poco aislados en la reunión, y culpar a Merkel y al Parlamento fue la manera que usaron para enfrentar las críticas de los países externos a la UE", comentó un funcionario.

El segundo paquete de rescate de Grecia necesita ser aprobado por el Parlamento alemán. Legisladores de la Cámara Baja votarán sobre el tema el lunes. Se espera que la medida sea aprobada, con el apoyo de la oposición.

Reforma Al Fmi

Algunos países en vías de desarrollo tienen sus propias condiciones para abrirle el grifo al FMI.

El ministro de Hacienda de Brasil dijo el sábado que los países emergentes quieren que se implemente una reforma del 2010 al mecanismo de cuotas del FMI, que les daría más peso en el Fondo, al igual que un cortafuegos más grande en Europa.

En el comunicado, el G-20 reiteró que se apegará a ese compromiso a tiempo para su reunión anual de septiembre.

Las economías líderes del mundo también destacaron los riesgos para el crecimiento provenientes de los elevados precios del petróleo, que se dispararon el viernes a su mayor nivel en casi 10 meses.

El G-20 alabó los compromisos de los países productores de petróleo para asegurar un suministro adecuado. (Reporte adicional de Francesca Landini, Dan Flynn, Dave Graham, Alonso Soto, Glenn Somerville y el equipo G-20; Editado en Español por César Illiano y Tomás Sarmiento)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below