Peso mexicano se hunde a nuevo mínimo histórico de 17.975/ dlr pese a intervención oficial

viernes 8 de enero de 2016 11:40 CST
 

MÉXICO DF, 8 ene (Reuters) - El peso mexicano caía el viernes a un nuevo mínimo histórico, arrastrado por la persistente debilidad de los precios del petróleo y temores sobre el futuro de la economía china, que anularon el impacto en el mercado de dos subastas de dólares del banco central.

La moneda cotizaba en 17.9155 por dólar, con un retroceso del 0.37 por ciento frente al precio de referencia de Reuters del jueves.

Momentos antes llegó a hundirse a un mínimo histórico de 17.975 unidades, en línea con una caída de la mayoría de las divisas de la región, por algunas coberturas de posiciones en dólares, uno de los activos globales más seguros, según analistas e intermediarios.

"Está demasiado nervioso el mercado, ya ejecutaron las dos subastas y nada pasó", dijo telefónicamente un operador de una mesa de cambios en la occidental ciudad de Guadalajara. "Probablemente busque los 18 (pesos) si no hoy, tal vez las próximas sesiones", añadió.

La autoridad monetaria colocó por la mañana 400 millones de dólares a través de dos subastas con las que busca enfriar a la moneda, que en la primera semana del año acumula una caída del 4 por ciento.

El jefe del Banco de México (central), Agustín Carstens, dijo que hay una sobre reacción en los mercados debido a la decisión de China del jueves de acelerar la devaluación del yuan, pero que más adelante podría haber espacio para una recuperación del peso.

Pero el nerviosismo también mantenía bajo presión a la bolsa, cuyo principal índice, el IPC, descendía un 0.09 por ciento a 40,623.89 puntos, en su décima jornada consecutiva de pérdidas.

El año pasado, el peso se depreció un 16 por ciento, arrastrado también por la incertidumbre en torno al futuro de la política monetaria en Estados Unidos, que se sumó al declive de los precios internacionales del crudo, una de las principales fuentes de divisas de México. (Reporte de Noé Torres; Editado por Anahí Rama y Javier López de Lérida)