Perú es el mejor preparado para una crisis, Venezuela a la zaga

miércoles 30 de enero de 2013 18:07 CST
 

MEXICO DF, 30 ene (Reuters) - Perú es el país de Latinoamérica en mejores condiciones para soportar un colapso económico, mientras que Venezuela y Argentina cuentan con las defensas más débiles, según un análisis del Fondo Mondo Internacional (FMI).

Brasil y México, las mayores economías de la región, tienen finanzas públicas lo suficientemente sólidas para salir avante de impactos moderados, pero se beneficiarían de construir parachoques más fuertes, señala el documento difundido el miércoles.

Pruebas de estrés, con escenarios que van desde un excepcional problema financiero sin impacto económico hasta una repetición de la crisis tras la quiebra de Lehman Bros en 2008, demostraron que pese a que la región en conjunto es más resistente que en el pasado, los países en lo individual batallarían para sortearlos.

La economía de Perú, con su rápido crecimiento, emergió como la más resistente en la región, con un superávit presupuestario y deuda con valor de sólo un 20 por ciento del producto interno bruto (PIB), aproximadamente.

Bolivia, Chile y Paraguay también terminaron cerca de la cima de la tabla de resultados, seguidos por Colombia, en donde el gobierno planea balancear su presupuesto hacia 2014.

Brasil, México, Uruguay y Ecuador serían capaces de lidiar con una desaceleración global prolongada, pero su proporción de deuda podría alcanzar el 65 por ciento del PIB, un porcentaje alto para los estándares de los mercados emergentes, dependiendo si los encargados de política monetaria optaran por contrarrestar el impacto con estímulos fiscales.

Una crisis más severa dejaría menos margen de maniobra para apoyo presupuestario, pues la deuda treparía aún más alto, según el modelo.

Aunque México apunta hacia un presupuesto balanceado este año, las agencias calificadoras han criticado su dependencia en los ingresos petroleros.

Brasil, que tiene una proporción deuda-PIB del 35 por ciento, no logró alcanzar su meta de un superávit el año pasado, lo que generó dudas sobre su compromiso con la disciplina fiscal.   Continuación...