ANALISIS-Nuevo Gobierno podría exigirle más a banca mexicana

lunes 26 de marzo de 2012 09:53 CST
 

Por Tomas Sarmiento

MEXICO DF, 26 mar (Reuters) - La banca mexicana podría ser presionada por el próximo Gobierno a abrir más el grifo de los préstamos bajo el desafío que supone la baja bancarización local y con el reto de mantener controlados los saludables indicadores que ostenta el sector.

En el país, donde habrá elecciones presidenciales en julio, los partidos políticos se han hecho eco de las críticas al sistema sobre su baja intermediación financiera respecto al tamaño de la segunda economía de la región, un señalamiento que banqueros suelen rechazar y achacan a la actividad productiva.

En los programas de Gobierno de los principales competidores a los comicios se exige más crédito a la microempresa, mayor participación de entes oficiales en la rectoría del sector y más préstamos del Estado para suplir las deficiencias percibidas.

Pero analistas estiman que una política para el sistema financiero mexicano podría ser algo más compleja de lo que están planteando los políticos y además advirtieron sobre los riesgos de una eventual alza descontrolada del crédito.

El financiamiento de la banca comercial mexicana -liderada por gigantes internacionales como BBVA y Citigroup- alcanzó 3.16 billones de pesos (unos 249,000 millones de dólares) en 2011, poco más del 20 por ciento del tamaño de la economía del país.

El dato resulta pobre respecto a algunos vecinos regionales.

La cartera de crédito de Brasil -el mayor competidor de México por las inversiones extranjeras en la región- alcanzó el año pasado un 49 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) (incluyendo crédito subsidiado y dirigido), mientras que en el más pequeño Chile llegó a 73.4 por ciento del PIB.

En Estados Unidos -el mayor socio comercial de México- ascendió hasta un 46 por ciento del PIB en 2010, según la Encuesta de Acceso Financiero del Fondo Monetario Internacional.   Continuación...