CORREGIDO-ACTUALIZA 1-Bonos EEUU caen tras débil subasta deuda a 30 años

jueves 12 de enero de 2012 14:47 CST
 

(Ajusta octavo párrafo para aclarar que cifra laboral se refiere a desempleo semanal)

Por Ellen Freilich

NUEVA YORK, 12 ene (Reuters) - Los precios de los bonos del Tesoro estadounidense caían el jueves, luego de que los inversores mostraron escaso interés en comprar deuda a 30 años en la última subasta de la semana.

El Tesoro vendió 13.000 millones de dólares en la reapertura de bonos a 30 años a tasa máxima de 2,985 por ciento, con 69,8 por ciento de ofertas en máximo.

La deuda a 30 años que subía 10/32 en precio previo a la subasta, borró sus ganancias para negociarse con una pérdida de 10/32 tras la venta, con su rendimiento a 2,98 por ciento.

"Fue una pobre subasta, especialmente considerando que las reaperturas típicamente van mucho mejor que las nuevas emisiones", dijo Thomas Simons, economista de mercado de dinero de Jefferies & Co. "Fue la mayor parada desde diciembre del 2009", refiriéndose a la diferencia entre la tasa máxima de la subasta y el rendimiento justo al cierre de las ofertas.

El ratio de cobertura de ofertas, un indicador de la demanda, fue de apenas 2,6, por debajo del promedio de 2,81 visto en las cuatro subastas anteriores de bonos a 30 años y por debajo del promedio de 2,68 en el 2010, dijo Ian Lyngen estratega de bonos de CRT Capital Group.

La subasta siguió a una mañana de "relativa volatilidad" dentro de rangos limitados. Luego de que el Gobierno informara las nuevas solicitudes por desempleo y las ventas minoristas de diciembre más temprano en la sesión, la venta de deuda a 30 años se convirtió en el evento dominante del mercado.

La nota referencial a 10 años caía 6/32 en precio, con sus rendimientos en un 1,93 por ciento desde el 1,91 por ciento del cierre del miércoles.

Cifras más débiles a las esperadas en el empleo semanal y de las ventas minoristas en diciembre reavivaron el jueves temores sobre la economía del país y revirtieron un impulso más temprano en la confianza de los inversores debido a una sólida oferta por deuda de España e Italia.

Mientras, el Banco Central Europeo mantuvo sin cambios su tasa de interés en un mínimo récord de 1 por ciento, apuntando que su inyección de efectivo al sistema bancario estaba ayudando a estabilizar la economía de la región.