Euro ronda mínimo un año vs dólar, toca piso 10 años vs yen

miércoles 28 de diciembre de 2011 15:55 CST
 

* Paridad euro/dólar alcanza menores niveles desde enero
    * Venta deuda corto plazo Italia apoya, prueba mayor será el
jueves
    * Euro alcanza mínimo de 10 años frente al yen en mercado
bajo volumen
    * Informe Tesoro EEUU critica intervención japonesa

    Por Luciana Lopez y Steven C. Johnson	
    NUEVA YORK, 28 dic (Reuters) - El euro cerró el
miércoles en un mínimo de casi un año contra el dólar y alcanzó
su punto más bajo en 10 años frente al yen, tras datos que
mostraron que los bancos de la zona euro aún están acaparando
efectivo, poniendo nerviosos a los mercados antes de una
importante subasta de bonos italianos.
    Dado el fin de año, los volúmenes eran bajos, pero según
operadores, los inversionistas que participaban esta semana se
asustaron con el dato del Banco Central Europeo de que los
bancos de la zona euro le depositaron un récord de 452.000
millones de euros (585.180 millones de dólares).	
    Esto se produce a solo días de que el BCE ofreciera a los
bancos casi medio billón de euros en préstamos a tres años a
tasas bajas, para alentar el crédito y aliviar las tensiones
sobre el sistema bancario causadas por una crisis de deuda
soberana que lleva ya dos años.	
    "Si a los bancos europeos todavía les preocupa esto, no es
una buena señal", dijo Karl Schamotta, estratega de mercados de 
Western Union Business Solutions.	
    Los bancos normalmente ahorran solo el exceso de efectivo en
cuentas de depósitos a plazo con bajas tasas de interés en el
BCE, a menudo con pérdidas. Que ellos lo estén haciendo después
de acceder a préstamos baratos del BCE es preocupante, dijo
Schamotta.	
    "Eso subraya la posibilidad de que esta crisis de liquidez
se esté poniendo peor y que seguirá en el nuevo año", acotó.
"Esto puede significar un periodo prolongado de crecimiento
lento de la zona euro", añadió.	
    El euro cayó hasta un piso de 1,2910 dólares, su
menor nivel desde el 10 de enero, antes de devolverse a 1,2934
dólares, cerca de un 1 por ciento por debajo de su nivel al
cierre del martes en Nueva York. La baja a menos de 1,30 dólares
generó órdenes automáticas de venta que aceleraron la caída,
comentaron operadores.	
    Frente al yen, el euro alcanzó su mínimo nivel desde junio
del 2001 a 100,70 yenes. Los inversores a menudo
acuden al dólar y al yen en tiempos de dificultades. El dólar
subió un 0,1 por ciento a 77,90 yenes.	
    La demanda por activos seguros también elevó al dólar un 0,9
por ciento contra el franco suizo a 0,9424 francos,
mientras que la libra esterlina cedió un 1,4 por ciento a 1,5451
dólares.	
    Los rendimientos de los bonos del Tesoro estadounidense a
diez años cayeron bajo la marca del 2 por ciento, una señal de
demanda fuerte.	
    El alza del yen no fue del agrado de las autoridades en
Tokio, ya que encarece a las exportaciones japonesas, reduciendo
los precios de las acciones y añadiendo presión a la ya
debilitada economía.	
    El Ministerio de Finanzas de Japón intervino varias veces
este año para debilitar al yen vendiéndolo en el mercado
abierto. 	
    Pero no está claro si actuará otra vez, particularmente
después de que un informe semestral del Tesoro de Estados Unidos
criticó dos ventas unilaterales de yenes del Gobierno nipón en
agosto y octubre.	
    	
    SE VIENE SUBASTA ITALIANA	
    El optimismo visto después de que Italia recortara el precio
que paga por los préstamos a seis meses se esfumó tras el
reporte del BCE, por lo que los agentes cambiaron su atención a
la subasta de bonos italianos a tres y 10 años prevista para el
jueves, considerada más desafiante.	
    Los inversores han estado rechazando los bonos italianos de
más largo plazo en los últimos meses por temores a que un lento
crecimiento y un severo paquete de recortes de gasto y alzas de
impuestos hagan difícil para el país financiar su pesada carga
de deuda pública.	
    Italia debe atraer una fuerte demanda de inversores globales
el jueves, para mantener sus costos de endeudamiento de
referencia a 10 años por debajo del nivel del 7 por ciento, que
los mercados estiman insostenible.	
   Aún así, los operadores comentaron que una o dos subastas de
deuda decentes no resolverán una crisis de deuda de dos años que
ya obligó a Grecia, Irlanda y Portugal a pedir recursos de
emergencia. 	
     "Uno no puede tomar una decisión basado en una subasta",
dijo Ihab Salib, gerente de portafolios y jefe de renta fija
internacional en Federated Investors en Pittsburgh. "Va a haber
una evolución de más de un acontecimiento", agregó.	
    Agentes enfatizaron en que la liquidez de fin de año es
débil, lo que exagera los movimientos del mercado, pero la
mayoría comentó que había pocas razones para estar largos en
euros antes de fin de año.    	
     "Podría subir a 1,32 dólares debido a los encuadres de fin
de año, pero realmente no se ha visto. No hay razón para tener
euros en Año Nuevo", dijo John Doyle, estratega de Tempus
Consulting en Washington.	
    Aunque el euro ha perdido cerca del 3,2 por ciento contra el
dólar este año, la moneda ha visto fuertes fluctuaciones ya que
los inversores temen que la unión monetaria pueda sufrir
drásticos cambios debido a la crisis de deuda.	
   Tal volatilidad podría continuar el próximo año, advirtió
Salib.	
    "A no ser que estés realmente haciendo tus tareas y seas
capaz de ser bastante activo, mejor te quedas afuera", dijo.
"Los movimientos que solían tomar semanas y meses en
desarrollarse pueden ocurrir en un periodo de 2 o 3 días",
acotó.	
	
 (Editado en español por Ignacio Badal)