ACTUALIZA 1-Peso argentino marginal reinicia negocios en alza

miércoles 14 de diciembre de 2011 10:15 CST
 

(Actualiza valores, agrega detalles y cita)

BUENOS AIRES, 14 dic (Reuters) - El peso argentino marginal subía el miércoles un 3,9 por ciento en el reinicio de las operaciones del mercado informal tras un mes de parálisis por férreos controles cambiarios del Gobierno que buscaban frenar una fuerte fuga de capitales, dijeron operadores.

Los primeros valores referenciales se ubicaban en la zona de 4,5 9 /4,6 1 pesos por cada dólar hacia las 15 45 GMT , lejos de las 4,77/4,79 unidades marcadas el 14 de noviembre, última ronda de negocios concretos.

Igualmente, la cotización se situaba fuera del rango sugerido por funcionarios oficiales de 4,40 a 4,50 pesos, ante un valor mayorista equilibrado -controlado por el Banco Central- en 4,28/4,2825 unidades.

Fuentes del mercado coincidieron en que la liquidez del circuito informal o no registrado, que por lo tanto no cuenta con el accionar de la autoridad monetaria, era reducida.

"Lentamente aparecen negocios y se van liquidando, porque ya no hay tanta presión oficial. Aunque el precio del dólar parece seguir caro (comparado con el mercado formal), por ahora no hay mayores indicios de que se puedan reacomodar a lo que le gustaría al Gobierno", dijo un agente de cambios bajo condición de anonimato.

La plaza cambiaria marginal se paralizó a mitad del mes pasado, luego de que presiones gubernamentales para frenar la depreciación del peso ante el dólar llevaron a los cambistas a acordar no realizar transacciones.

La brecha entre el mercado formal e informal se amplió abruptamente a finales de octubre e inicios de noviembre debido a que los ahorristas buscaban la manera de hacerse de la moneda estadounidense en medio de estrictos controles oficiales para la compra de la divisa.

Cambistas recordaron que el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, un controvertido funcionario conocido por su estilo agresivo con las empresas, llamó por entonces a operadores para decirles que tenían que llevar la cotización del peso a 4,50 unidades por dólar en el mercado informal.

Las presiones bajistas sobre el peso se redoblaron tras la reelección presidencial de Cristina Fernández el 23 de octubre, cuando a los pocos días el Gobierno dispuso que las compras de divisas debían ser autorizadas previamente por la oficina recaudadora de impuestos (AFIP).

Esta decisión se adoptó para evitar un mayor deterioro de las reservas del Banco Central, ya que desde agosto y por tres meses la entidad volcó más de 4.500 millones de dólares para evitar una brusca caída del peso, con los temores de avivar aún más la alta inflación en el país. (Reporte de Jorge Otaola, Editado por Guido Nejamkis)